Relatos

La Modista de Bunbury

Lilly en realidad no se llama Lilly. Se llama Pili, pero no le gusta que la llamen así, como tampoco le gusta que la recuerden

Leer Más >>

Desfachatez Jurásica

La cosa, en realidad, trata sobre la percepción que con el paso de los años, tiene uno sobre sí mismo. La mía en algunos casos,

Leer Más >>

Amigo Político

Aunque casi todas las canciones pop versan sobre rupturas y desamor, muy pocas hablan sobre la logística y los trámites tras la separación. Esa etapa

Leer Más >>

Only the echoes of my mind

Durante buena parte de mi trayectoria laboral me ha tocado trabajar en domingo. Lo que la mayoría de la gente oficinesca desconoce es que hay

Leer Más >>

Los Recreativos Rambo

Cuando íbamos al instituto nos pillaba de camino un salón de juegos recreativos que se llamaba Recreativos Rambo. Por algún motivo, el cartel que presidía

Leer Más >>

¡Feos!

Te suele caer mejor la gente a la que te pareces físicamente. Es la esencia solipsista que yace y late en el seno de cualquier

Leer Más >>

Under The Bridge

Conocí a John Frusciante en una fiesta de carnaval en Eindhoven hace muchos años, allá por 2011 si no recuerdo mal. En realidad, no era

Leer Más >>

El Cíclope Vidente

Si no hubieses dejado de llevar reloj a los 16 años, habrías mirado hacia tu muñeca izquierda para comprobar que habías vuelto a hacerlo, que

Leer Más >>

La maman et la putain

Cuando vendía bombones en el aeropuerto del Prat -Bukowski hubiera estado orgullosísimo de mi currículum vitae- existían a mi alrededor más personajes estrafalarios recurrentes que

Leer Más >>

Ha llovido

Ha llovido.  Lo sé porque hay un azaroso olor a azufre en el ambiente. Y se descompone en vectores de tiempo la aceleración de las

Leer Más >>

Envejecer muy mediocrín

Viví en Manchester un mes, concretamente el de julio, teniendo 21 años y siendo un cautivador y turgente recipiente de libido desbordándose, derramándose por el

Leer Más >>

Lóbulo atemporal

   Repasar fotos antiguas debería contar con su propia categoría dentro de esa masa poliédrica que es el sadismo. El noble y bello arte del

Leer Más >>